Pablo pueblo

Posted by on feb 9, 2012 in Blog, On-Story | No Comments

Retratos de las Primarias (V) | Pablo Pérez (UNT)

Escribió Rubén Blades a finales de los años setenta la historia de un hombre que cuando regresaba cansado del trabajo a su oscuro barrio de siempre, se decepcionaba al ver las paredes tapizadas de afiches politiqueros. Su nombre es Pablo Pueblo, el Juan Bimba latinoamericano: un hombre humilde y bueno, símbolo del campesino olvidado, del obrero explotado, traicionado por los políticos y abandonado a su suerte. La autorepresentación más usada del pueblo venezolano desde hace casi un siglo.

La figura de Juan Bimba reaparece en la arena política, con el alias prestado por Rubén Blades y reivindicado en la figura de un hombre hecho a sí mismo que aspira a la Presidencia de la República. La estrategia de Pablo Pérez se consolidó alrededor de la historia de un líder de extracción humilde, cristiano, con sólidos valores familiares y que se labró un futuro con esfuerzo, gracias a las oportunidades que le brindó la democracia venezolana. Este último ingrediente lo convierte en el reivindicador de la mejor época puntofijista, muy maltratada desde el discurso oficial.

El relato es el punto fuerte de su campaña. La estrategia diseñada por el comando de Pérez sepultó el arquetipo del heredero de Manuel Rosales, con el que llegó a la gobernación del Zulia en el año 2008. Su esposa, la periodista Carolina Gutiérrez, y sus tres hijos tienen un papel muy importante en su proyección como padre de familia. En los últimos seis meses Pérez ha consolidado un liderazgo propio bien definido, con fuerza y proyección nacional. Una imagen que cumple dos tareas esenciales: primero, consolidarlo como el líder capaz de renovar la oferta de las fuerzas políticas tradicionales (imprescindible para una suma eficaz de la maquinaria y las bases de AD); y segundo, contrastar con el relato personal de sus principales adversarios en las primarias, que no pueden competir con la etiqueta de origen humilde.

El mayor riesgo de la estrategia está en su propio corazón: ¿Cómo ganarle a Chávez unas elecciones desde la reivindicación del pasado? Es una debilidad que consolida la propaganda oficial (“No volverán”), acentuada además por la alianza entre López y Capriles, que cambió el escenario de las primarias y las polarizó en una dialéctica entre restauración y renovación.

Para resolver sus puntos débiles, la estrategia de UNT apunta a tres respuestas: primero, apelar a la juventud de Pérez (42 años de edad) para desconectarlo del pasado más reciente; segundo, cuidar la exposición del candidato junto a dirigentes tradicionales (rol que asume Omar Barboza como su principal operador político); y tercero, vender un liderazgo que puede identificarse con mayor eficacia con las clases populares, imprescindibles para consolidar una nueva mayoría.

Su mensaje ha madurado desde el viernes de 19 de agosto de 2011, cuando lanzó la candidatura,. Al principio se apostó por reforzar su relato personal con el eslogan “Todo Por Venezuela”, que argumentaba un sacrificio al servicio del país para “pagar” las oportunidades que le brindó la democracia. A principios de noviembre cambió hasta el eslogan definitivo: “Por tu futuro seguro”. El objetivo era capitalizar el marco de la seguridad (la principal preocupación de los venezolanos, según todos los estudios de opinión pública) con una oferta programática integral: seguridad ciudadana, social y jurídica. Sin embargo, la ineficacia para posicionar el mensaje (spots limitados, intervenciones desenfocadas en los debates y declaraciones genéricas en la mayoría de sus apariciones públicas) provocó que Leopoldo López lo desplazara de su marco principal desde el mes de diciembre, después de concentrar su campaña en la propuesta “Venezuela, Territorio Seguro”.

Otro de los puntos débiles de la campaña de Pérez está en Internet: llegó tarde a la mayoría de las redes sociales, produce poco material y muestra cifras rezagadas con respecto al resto de los aspirantes.

Durante la última etapa de la campaña, su mensaje ha destacado una propuesta programática que apunta a preocupaciones del electorado opositor: el compromiso por la no reelección y la tarjeta única. Son temas que buscan capitalizar el voto útil de los candidatos independientes, y fijar un contraste claro con Capriles. En la recta final de la carrera se esfuerza en consolidar su rol como el principal retador en la contienda.

JP! 

Spot: Por tu futuro seguro